Petare, asalto final, alerta y movilización popular

petare-660x330-300x225Carlos Machado Villanueva

Desde el mismo 9 de diciembre de 20012, cuando el presidente Hugo Chávez partió a La Habana para su última operación contra el cáncer que lo aquejaba, hasta ahora, el pueblo venezolano es sometido a una implacable dinámica de desestabilización por los enemigos internos y externos de la revolución bolivariana, quienes echan mano a todas la estrategias de subversión existentes, como las diseñadas en los laboratorios de la CIA y el Mosad,  hoy  en manuales como el del golpe suave de Gene Sharp y otros.

Tal accionar lo que demuestra es la certeza  que tenían éstos de la pronta muerte del líder bolivariano, y que por lo tanto y según sus planes,  dar al traste  con el proceso revolucionario venezolano sería cuestión de meses, negándose a ver el muro en frente de ellos: el elevado nivel de conciencia de ese pueblo en la defensa de sus conquistas democráticas en materia de salud, educación, vivienda en estos 14 años.

La escalada o espiral ascendente de acciones, primero encubiertas y ya hoy bien abiertas, comenzaría en diciembre de 2012  cuando en ocasión de las fiestas decembrinas, las y los venezolanos se encontraron con una extraña escasez de harina amarilla y otros productos propios de la época, situación que hoy ya suma varios rubros de primera necesidad desaparecidos desde entonces, y que como ha quedado demostrado por las acciones del recién creado Órgano Superior de Defensa Popular de la Economía (Osdpe), se encontraban acaparados y ocultos en galpones de empresarios privados comprometidos con el plan desestabilizador de la derecha venezolana, quines obedecerían directrices de dos de sus fachadas legales: Fedecámaras y Consecomercio.

Que las intenciones de estos sectores apátridas, es la de detener el proceso de cambios democráticos y revolucionarios iniciado en  diciembre 1998, incluso en este mismo mes de octubre como ha sido denunciado por el presidente Nicolás Maduro recientemente, quedaría en evidencia cuando como lo han advertido distintos analistas: la que aspiran sea la última fase de este plan a todas luces golpista, incluye en conjunción acciones de guerra mediática, guerra psicológica o de desmoralización, guerra económica y sabotaje eléctrico, lo cual según sus cálculos, deberían conducir a un estallido social, y que sólo es cuestión de encender “la chispa que encienda la pradera”.

Particular énfasis en la desmoralización de nuestro ejército se puede observar por estos días, cuando los medios de comunicación privados desempolvan el expediente de nuestro diferendo territorial con Guyana y una supuesta debilidad de nuestra autoridades en los derechos de Venezuela. No de otra manera puede calificarse también las falsas denuncia sobre la nacionalidad colombiana del presidente Maduro.

Previo a ello la derecha venezolana, con el asesoramiento externo –a lo que habrían estado dedicados los tres diplomáticos estadounidenses expulsados hace poco del país por injerencia en nuestros asuntos internos-, ha puesto en marcha mas recientemente  algunos ensayos previos en esta dirección. E s así como los venezolanos experimentaron un apagón casi nacional a principios del  finalizado mes de septiembre, y más grave aún, experimentaron un ensayo de estallido social en Petare, cuando el pasado 21 de septiembre supuestos motorizados molestos por a detención de uno de los suyos la emprendieron a piedras y botellas contra un módulo de la Guardia Nacional Bolivariana, produciéndose en el interregno disparos que, según testigos, se producían desde zonas altas contra la sede de seguridad pública.

Pero si para algo han servido estos macabros ensayos de la derecha nacional, ello ha sido para poner a prueba la firmeza del pueblo venezolano a la hora de identificar y evitar las provocaciones y salir defender la institucionalidad bolivariana de manera pacífica en esas calles que desde febrero de1989 son suyas. Intentos éstos entre los cuales deben incluirse las guarimbas asesinas del 15 y 16 de abril de este año que dejaron 11 asesinados del lado chavista luego del triunfo del presidente Nicolás Maduro, y detrás de la cuales estaría el “justiciero” Henrique Capriles Radonski con su irresponsable llamado televisivo a “drenar su arrechera”, y cuya autoría intelectual  trata de determinar la Fiscalía General de la República.

Otra arista del plan de octubre de la oposición de extrema derecha es el de iniciar una escalada de enfrentamientos callejeros entre simpatizantes de la revolución bolivarianos y sus adversarios, que aspiran se produzca justo en las colas de usuarios que se forman a las afueras de los súper abastos Bicentenario o Pdeval, sin descartar para ello el uso de provocadores que repentinamente inician una discusión en torno a la escasez de productos, endilgándole a responsabilidad al gobierno bolivariano, la cual es filmada por una cámara oculta y el video difundido inmediatamente por la redes sociales de la internet.

El extremo más grave de esta estrategia desestabilizadora, que aspira conduzca a una eventual guerra civil entre venezolanos, y la cual es necesario denunciar y alertar intensamente,  es el asesinato selectivo  de líderes sociales bolivarianos con lo cual los sectores de derecha buscan crear el clima para que emerjan sectores de supuesta ultraizquierda, pues lo más seguro es que se trate de agentes infiltrados en colectivos que apoyan a la revolución bolivariana, y busquen hacer justicia por sus propias manos en el tristemente conocido “toma y dame” ya experimentado en Panamá, Nicaragua e incluso el Chile de Allende, de cuyo derrocamiento y asesinato se cumplieron 40 años

En fin, este nuevo intento golpista de la derecha venezolana que tendría a octubre como su “momentum”, según lo esbozado arriba, sólo puede responder a una realidad: evitar la inminente consolidación de la revolución bolivariana con la importante victoria electoral que, como ya lo reflejan las encuestas, obtendrá en la mayoría de las alcaldías y municipios del país este 8 de diciembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s