Las comunidades deben crear una cultura alimentaria popular

Maria_Mercedes_alayon_inn_1_redPara María Mercedes Alayón el pueblo venezolano desde siempre ha librado luchas de resistencia contra la dominación extranjera basada en la imposición de hábitos alimentarios consumistas e insanos.

Carlos Machado Villanueva / El Peatón

Caracas, 18 oct.- La Subdirectora Técnica del Instituto Nacional de Nutrición, María Mercedes Alayón, dijo este jueves  en ocasión de celebrarse la Semana Internacional de la Alimentación que  en la actualidad para ese ente es  fundamental el problema de la formación de conciencia sobre el tema, visto desde la perspectiva del diseño de políticas públicas nutricionales.

“Y este trabajo lo empezamos desde las escuelas, generando contenidos prácticos, estrategias educativas, formando docentes a nivel nacional que trabajen esos contenidos a través de una colección que se llama ‘Nutriendo conciencias’. En las escuelas nosotros estamos en Canaima Educativa en todas las computadoras (de los niñas y niños)”.

En conversatorio sostenido con representantes de la prensa alternativa y comunitaria desarrollado en el auditorio del INN en Quinta Crespo, Alayón señaló además que la generación de conciencia nutricional ha sido un de los principales logros de esta institución en sus 63 años de existencia, pero sobre todo en los últimos 14 años de revolución bolivariana.

“Además de la aprobación de un Programa Nacional de Formación (PNF) en seguridad alimentaria. Porque esta concepción de la alimentación a nivel social es algo reciente, es algo con lo que nos estamos empezando a ‘desayunar’. ¿Por qué? Porque la nutrición como profesión) ha sido precondicionada a los espacios de consulta (privada) de los y las nutricionistas”.

La servidora pública  señaló que por esa vía, más que atender realmente el problema de la nutrición de los ciudadanos y ciudadanas, lo que se perseguiría es el lucro personal, “quitarle 200 bolívares a las personas que te pase por el frente”.

“Cuando estos deberían ser (esfuerzos colectivos para generar) contenidos liberadores; contenidos que tienen que ser producto de una decisión pública. Entonces, la lucha va por ahí. La lucha ha ido en función de que sabemos lo que es importante; igualmente se trata de buscar alternativas”.

Alayón puso como ejemplo la búsqueda de alternativas al consumo de refrescos o gaseosas y la producción de fórmulas infantiles que privilegien frutas nacionales.

“El acompañamiento de todas estas jornadas de alimentación también es parte de ese proceso, y seguir colocando el tema (de una nutrición sana) en la palestra. O sea, mientras vayamos viéndonos a la cara, reflexionando sobre el tema es que pueden surgir las alternativas”.

En ese sentido sostuvo que la alternativa no puede ser una pizzería o una panadería socialista, o más areperas, sino que  estas se generen desde los espacios socio productivo.

“Que la comunidad asuma estas alternativas: (como la de) crear una cultura alimentaria popular, (generar) herramientas y luchas de resistencia, que (siempre) hemos tenido. Porque la alimentación ha sido una herramienta de dominación no desde ahora sino desde hace mucho tiempo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s