Venezuela: Una “nueva frontera” más allá de las palabras

lanac-635

Por Carlos Machado Villanueva

29/08/2015

Una estrategia que intentan posicionar las élites de poder imperial, en particular las estadounidenses, para mantener el control político, económico -sobre todo de recursos minerales y naturales estratégicos-, y militar de países y regiones en el mundo incluidas dentro de su “espacio vital”, es la de valerse de  grupos delictivos, que no son sino una de las tantas expresiones de lo que la politología moderna define como poderes fácticos, es decir, aquellos que actúan cual mafias o mercenarios, sin respeto de  ley nacional alguna, con e fin de disolver los estados nacionales a través del caos y la violencia cotidiana.

Ello, con el agravante, como estamos viendo en el caso de corredor fronterizo colombo-venezolano, que autoridades electas, como en el caso de los alcaldes de ambos lados de este  movido paso fronterizo, uno de los más dinámicos de Latinoamérica, a decir de expertos, se presten para estos fines con plena conciencia de ello.

Venezuela parece ser en Latinoamérica, y después de Colombia, México, El Salvador, el siguiente objetivo de esta estrategia de desestabilización política, basada en la alianza imperialismo-mafias delictivas. Ya desde hacía tiempo, más de un quinquenio quizás, voces venezolanas serias,  tanto desde intelectuales, como de académicos y organizaciones sociales, venían alertando acerca de la cada vez mayor presencia de paramilitares en territorio venezolano.

Solo que un gobierno acosado por muchos flancos a la vez, como sucede con el del presidente Nicolás Maduro desde su triunfo el 14 de abril de 2013 hasta nuestros días, hace casi inevitable que “se le escape alguna liebre”. Pero en su descargo, puede que una acción puntual y la lectura correcta que de esta se haga, le permita a ese Gobierno corregir años -por lo menos desde el triunfo de la revolución bolivariana-  de peligrosa omisión en cuanto a dotarse de una política de fronteras integral, adaptada a la compleja realidad en este tipo de espacios geográficos de hoy, sobre todo por lo que se sostiene al principio de este escrito.

Debajo de las piedras

“Debajo de las piedras” es una expresión muy popularizada en estos días por el presidente Nicolás Maduro para referirse a la lucha de su gobierno para reducir al máximo posible la acción delictiva en el plano interno, y mejor aún, la impunidad.

En este ítem, en el que a pesar de todo el esfuerzo aún queda mucho por hacer, como lo ha reconocido incluso el Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, el castigo ejemplar y legal debe alcanzar sin dilación tanto a esas mafias delictivas, llámense paramilitares, bandas criminales, y la mas reciente modalidad, asociada a la guerra económica, el bachaqueo o contrabando interno y el  de extracción; pero no con menos contundencia aún, contra funcionarios públicos, llámense militares, funcionarios aduanales, policías nacionales,  regionales y municipales que faltando a su deber , se hacen cómplices de estos delitos.

Haga clic aquí para seguir leyendo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s