Complejo industrial “Hugo Chávez”, o hasta cuándo dormir con el enemigo

los-ingenieros-metalmecánicos-del-futuro

Por Carlos Machado Villanueva

03/07/2018

Hace poco el ministro para agricultura y tierras,  Wilmer Castro Soteldo, reconoció públicamente que el sabotaje interno es la causa principal de que el Complejo Industrial Fábrica de fábricas “Hugo Chávez Frías” (CIFF), situación  que devela la urgente necesidad de librar de una vez por todas una guerra a muerte ejemplarizante  contra el burocratismo, la ineficiencia y la corrupción en Venezuela, valiéndose de “todo el peso de la ley.

Este cronista fue testigo de excepción de las palabras del titular  de agricultura a inicios de febrero de 2017,   pronunciadas desde las mismas instalaciones de este mega proyecto industrial y agroindustrial sin parangón en Venezuela en cuanto a inversión financiera realizada y dimensiones, ubicado en la petrolera ciudad de Anaco, en el oriental  estado Anzoátegui,  y uno de los seis concebidos por el desaparecido presidente Hugo Chávez y que comenzaron a edificarse durante el último año de su  segundo mandato en el 2012.

 

La mirada de siete leguas de Chávez

Estas llamadas “fábricas de fábricas” –Concebidas para producir herramientas y máquinas de producción o procesamiento tanto industrial en general como agroindustrial y  petroleras, hasta ahora importadas y una de las  causa de la perjudicial pérdida de divisas-, ocuparían un estratégico eje territorial, integrado por  los estados Anzoátegui, Guárico, Cojedes, Portuguesa, Lara y Zulia.

Otro de los aspectos no menos estratégicos y relacionado con la consolidación definitiva de nuestra soberanía tecnológica,  tomados en cuenta por los planificadores  -siempre bajo la batuta del Chávez estratega de siete leguas-,  es que estas gigantescas factorías jalonasen el trazado vial  del  ferrocarril Tinaco-Anaco de modo tal de cubrir en tiempo real la demanda de repuestos metalmecánicos  de este sistema de transporte masivo.

Y mejor aún, dicha ubicación contribuiría además a impactar positivamente la producción  de repuestos  para  la maquinaria empleada en el territorio agrícola que circunda la ambiciosa y extensa  ruta ferroviaria aún en construcción, incluido su abaratamiento y el de los productos del campo, con lo que cual su valor estratégico cobra especial valor al tratarse de fortalecer la defensa de la soberanía alimentaria de Venezuela.

Castro Soteldo informó en aquella  oportunidad – palabras más palabras menos- que las obras de infraestructura llevadas adelante por ingenieros y técnicos chinos y venezolanos gracias a un convenio intergubernamental, tenían un 90 por ciento de avance y que en 90 días, es decir, a principios de abril del 2017,  estarían en capacidad de producir estas piezas metalmecánicas en el país y lograr la ahora sí urgente -en vista de la guerra económica que padece- sustitución de  importaciones.

Pues lamentablemente, transcurridos un año y tres meses, el titular de la cartera anuncia que las obras tienen un avance de 98 por ciento,  o sea, que  a pesar del tiempo transcurrido no están terminadas aún, y  algo peor, que la  gigantesca planta industrial no puede arrancar todavía  como consecuencia del sabotaje interno asociado a la desestabilización,  pero también al burocratismo, a la ineficiencia y a la corrupción.

Gigantes criminalmente adormecidos

Para poder tener una idea de la situación, se trata de 23 galpones industriales con dimensiones  de una cancha de fútbol cada uno,  los cuales albergan centenares de máquinas herramientas de la más moderna y variada tecnología existente hoy en el mercado de las manufacturas chinas de este tipo.

Sólo en uno de estos  gigantescos talleres metalmecánicos se  encuentran dispuestos 50 de un total de  400 tornos de última generación con los que cuenta el CIFF Hugo Chávez Frías. Estos impresionantes portentos tecnológicos totalmente digitalizados pueden producir piezas metalmecánicas en serie de alta demanda en la industria nacional casi ininterrumpidamente.

Estamos hablando que nada más este complejo industrial estaría en capacidad, por ejemplo,  de sustituir con su producción gran parte de  la demanda de engranajes, ejes y otras piezas de hierro y acero que hasta ahora  son importados en su mayoría desde  EE UU, Alemania, Francia e Italia.

Países estos coaligados hoy en un criminal bloqueo económico que impide que este tipo de repuestos  -al igual que lo que sucede con alimentos y medicinas-  lleguen al país, como lo han pedido voceros de la extrema derecha venezolana, entre los más activos, Julio Borges y Antonio Ledezma.

Quizá los habitantes de Caracas somos  testigos  y víctimas de esta situación como nunca antes  pues es innegable e inocultable el cada vez más acelerado  deterioro de un servicio como el  Metro (tren subterráneo).

Ello  tiene que ver sobre todo con el inusitado incremento  del volumen diario de  usuarios,  obligados como  han sido  estos a migrar hacia este servicio por el encarecimiento del transporte público superficial privado,  también afectado por la falta de repuestos y su encarecimiento  ocasionados por  el bloqueo de marras.

La situación es aún más visible en el caso de las escaleras mecánicas del Metro, pues los engranajes forman parte esencial de su mecanismo, y una vez  sometidos a un alto desgaste colapsan y exigen su oportuna sustitución, la  que de no hacerse según el cronograma de mantenimiento preventivo  derivará en su parálisis, como de  hecho ocurre actualmente.

Más  criminal aún

Pero volvamos al sector agrícola y hagamos una proyección de lo dicho antes  para que percibamos lo criminal de ese sabotaje interno que denunció el ministro Castro Soteldo.

En Venezuela existe un parque de tractores agrícolas de al menos 169 mil unidades en funcionamiento, y una de sus tareas más comunes es  arar la tierra para la siembra, fase que se realiza a través de un implemento llamado rastra, que  a su vez consta de varios discos dentados de acero cuyo rango de deterioro es alto y deben cambiarse con relativa  corta frecuencia

Pues bien, el Complejo Fábrica de fábricas Hugo Chávez cuenta con varias cortadoras de rayos laser digitalizadas, de fabricación china, que son las indicadas para fabricar estos discos de rastra. Una vez programadas, estas máquinas van cortándolos de una lámina de acero y de manera automatizada, produciendo centenares de estos diariamente

Estas láminas de acero son producidas en la empresa Siderúrgica del Orinoco, en el estado Bolívar, a pocas horas de este complejo industrial. ¿Qué sucedería si esas láminas no llegan oportunamente para la fabricación de los discos? Los tractores no podrán arar la tierra y en consecuencia no podrán sembrarse los cultivos de semillas en el tiempo justo, el de lluvias, y se perderá la cosecha de los alimentos vegetales requeridos por la población..

Por lo que no puede calificarse sino de criminal que un gerente o director de una planta siderúrgica del Estado, a sabiendas de que se corre este peligro, no esté pendiente de que las láminas lleguen a tiempo al taller de fabricación. Y si ello sucede sólo puede obedecer a que esta persona está comprometida en un plan criminal de desestabilización  y recibe un pago en dólares por su crimen.

Ya se sabe quiénes tienen esos dólares, pero nunca hay que dejar de recordarlo: la Central de Inteligencia Americana (CIA) y los capitalistas importadores de discos de rastra y otros herrajes de alta demanda.

“No hay que creer en brujas, pero de que vuelan, vuelan”, diríamos por estos lares. Entonces, tomándole la palabra al presidente Nicolás Maduro, hay que aplicar todo el peso de la ley en estos casos y antes que sea demasiado tarde.  Y tal parece que estamos muy cerca de ese punto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s