Los benditos perniles y el desespero de los golpistas de siempre

pernilestuy_1

Carlos Machado Villanueva

03/01/2019

Transcurría el último sábado del 2018,  mi pareja llegó enojada,  y con razón: a las familias a beneficiar en la ciudad tuyera de Yare  en vez  del apetecido manjar navideño les entregaron unos pocos cortes de cochino con hocico picado incluido, como lo dejaba ver la bolsa tranparente del empaque, aun cuando pagaron por un pernil.

Luego, el domingo 30 de diciembre,  sería la foto de un camión cava repleto de perniles empacados y en estado de descomposición, como rezaba la leyenda de la red instagram,  difundida por las redes sociales que su hija le mostró desde su celular, lo que aumentó más su molestia aun cuando, como se lo advertí, podría tratarse de un montaje. “Pero si yo lo vi con mis propios ojos en Yare, lo vi… lo vi”, fue su indignada respuesta

Al encender  la tv esta mañana (2 febrero 2019), el periodista Eduardo Rodríguez editorializaba el noticiero del canal privado por cable de siglas IVC del cual es “ancla”, ¿adivinen con qué tema? Pues con el drama de las “pobres familias pobres” “defraudadas po el Gobierno de Maduro”, quien supuestamente incumplió la promesa que les hiciera  de hacerles llegar un pernil a sus hogares.

El fablistán de marras casi que lloraba frente a las cámaras: “El gobierno ha defraudado la confianza de esas pobres gentes…”

Poco después mi pareja -una mujer comprometida con el proceso bolivariano y ciertamente crítica de lo mal hecho, como es el “deber ser”- volvía bien temprano sobre el mismo tema con su hija y la abuela, esta vez en torno a la irresponsabilidad con que supuestamente  el Gobierno manejó la distribución de los benditos perniles y las injusticias que de ello se derivaron.

Ya en el ferrocarril de ida hacia Caracas el alboroto se desató cuando a un ciudadano adulto mayor se le ocurrió defender al Gobierno del presidnte Nicolás Maduro; la andanada de improperios y denuestos en su contra no se hicieron esperar y amenazaba con extenderse por todo el vagón

“Métele… métele…”, se escuchaba en el clímax de la situación a una voz tronar desde uno de los asientos del vagón. De pronto un hombre de tez oscura se paró de su asiento  y se dirigió hacia aquel valiente hombre y le espetó en su rostro: “Mira, viejo, te aseguro que yo en mi nevera tengo más comida que tú. Maduro no sirve, chico,  no sirve…, ¿me oíste?”.

Otro pasajero muy cerca de mi asiento murmuraría: “Lo que pasa es que ahora uno no puede hacer nada porque lo acusan de terrorista; antes uno quemaba un autobús o rompía unos parabrisas y vidrieras y le paraban bolas.  En mi comunidad lo que hicimos fue que nos negamos a recibir el pedacito de kilo y medio de  pernil con que nos salieron a última hora”,.

Estas vivencias cronicadas -pero sobre todo la más que evidente puesta en escena del periodista Eduardo Rodríguez- no me dejan la menor duda de que, como cabía esperarse, los medios privados de comunicación venezolanos  y las redes sociales están involucrados una vez más en los planes de desestabilización y golpistas de la oposición ultraderechista y del Gobierno de Donald Trump contra Venezuela previstos para este inicio del 2019.

Y es tal el desespero que tienen los opositores  golpistas de siempre al  no poder  sacar a la calle este 5 de enero en masa a sus seguidores más disociados -que por cierto son cada vez menos por su contumaz  torpeza-, día este cuando la Asamblea Nacional de mayoría opositora de derecha, y en desacato,  desconocerá la legitimidad del presidente Nicolás Maduro, quien asumirá para un segundo  mandato este 10 de enero, luego de obtener el 67 por ciento de los votos en las elecciones adelntadas del pasado 30 de mayo de 2017.

De allí que en este nuevo intento  los golpistas echan mano a cualquier media verdad –como es el caso de los benditos perniles- para atizar la candela y lograr lo que lograron el 11 de septiembre de 2002 durante el llamado”carmonazo”, como fue sacar a la calle a unos 500 mil opositores disociados y no pocos dispuestos a ejercer violencia callejera y criminal, y a la vez desmovilizar al chavismo.

Ahora bien: la vice presidenta Delcy Rodríguez tiene una valiosa oportunidad para lucirse y estrenarse en la tarea  de enfrentar con todo la corrupción, como se lo encargó el presidente Maduro. Ciertamente, son  muchas las denuncias populares sobre el incumplimiento en la entrega del pernil, por lo que esta funcionaria debería ordenar una investigación a nivel nacional, en particular en los municipios de los Valles del Tuy en el estado Miranda, donde según la voz del pueblo hubo irregularidades de todo tipo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s